Vamos a reciclar

¡Vamos a reciclar!

mujer-con-plasticos-para-reciclar

Es increíble la cantidad de cosas que utilizamos diariamente que se pueden reciclar y entre tantas, es normal que nos surjan dudas como “¿pero esto se puede reciclar?”, “¿en qué contenedor tiro esto?”…

¿Por qué deberíamos reciclar?

Reciclamos para contribuir a tener un planeta más sostenible, para cuidar de nuestro hogar principal: La Tierra, evitar sobreproducciones innecesarias, reducir el consumo de agua y ahorrar materias primas.

vamos-a-reciclar-post-it

Cuando reciclas, creas productos diferentes y totalmente nuevos, evitas millones de toneladas de emisiones de CO2 a la atmósfera y el consumo de millones de Megavatios de energía. Además, estás contribuyendo a la economía circular.

¿Qué productos se obtienen del reciclado?

La variedad de productos que se realizan con material reciclado y que después se pueden volver a reciclar son muchos más de los que puedas imaginar.

Puedes encontrar tumbonas, botellas de agua, bandoleras, perchas de cartón, cazadoras, camisetas, sandalias con suelas recicladas, aspiradoras, vallas, bolardos, partes de un coche, palets, estanterías, botelleros, cuadernos, ollas, llantas de bicicleta, papeleras, paraguas, bolsas de basura, mobiliario urbano, lápices…

Para que te hagas una idea del impacto positivo que tiene tu sencilla acción de reciclar, aquí te muestro varios ejemplos de equivalencias:

Con 8 botes de conserva, se consigue 1 olla de cocina.

Con 550 latas de aluminio, se fabrica una silla.

Con 40 botellas PET, un forro polar disponible.

Con 8 cajas de cereales, un nuevo libro estará listo para leer.

Te puede interesar «Los contenedores de reciclaje»

¿Cómo se realiza el proceso de reciclado?

Cada material requiere de un procesado diferente, ya que cada uno tendrá una aplicación distinta, y es ahí donde se ponen en marcha las plantas de reciclaje. Veámoslo según el material a reciclar:

Reciclado del plástico

botellas-de-plastico-reciclar
Imagen de Racool_studio en Freepik

Antes de nada, los envases son separados según sus características, después se lavan, se separan las etiquetas de papel y seguidamente se trituran en pequeños trozos, a partir de aquí, el proceso varía dependiendo de las aplicaciones a las que vayan a ser dirigidas (PET, PEAD, FILM), pero básicamente el proceso consta de una separación por densidades, secado, extrusión y granceado. Una vez realizado todo el proceso, el material ya está listo para convertirse en un artículo de nuevo uso.

PET

Este resultado está destinado a ser utilizado en fibras textiles, moquetas, alfombras, bandejas, blísters para embalar, conectores eléctricos y elementos para la industria automovilística (soportes o tapaderas).

PEAD

Resultado que es destinado a la realización de tuberías de baja presión para riego, maceteros, botellas de droguería, bases para las escobas y fregonas, cubos para agua, contenedores y papeleras.

FILM

Para su utilización en mangueras y tuberías de riego, impermeabilizante temporal, film industrial, protección de garrafas y bolsas de basura.

Reciclado de bricks

envases-de-leche
Imagen de Freepik

En el proceso de reciclado de estos envases, se realiza la separación de las fibras de cartón de las capas de polietireno y aluminio.
Este material no puede ser utilizado para la realización de envases que vayan a estar en contacto con los alimentos, por lo que se utilizan para realizar bolsas y sacos para piensos, mandriles, material de oficina, mobiliario y revestimiento de tableros de yeso.

Reciclado del aluminio y acero

Tanto el aluminio como el acero son materiales que pueden reciclarse ilimitadamente y el proceso de reciclado pasa por la limpieza y en ocasiones, por el fragmentado y/o desentañado en acero.

Existen muchas aplicaciones para estos materiales reciclados, entre ellas, carrocerías de vehículos, tuberías, cascos de barcos, vigas…

Reciclado de papel y cartón

Este material es clasificado y prensado para su utilización en productos como cajas, bolsas y sacos.

Reciclado de vidrio

botellas-de-vidrio
Foto de Alexander Grey en Unsplash

Una vez en la planta de reciclaje, el vidrio es depositado en cintas trasnportadoras y en ellas se separan impurezas como tapas, corchos, metales, plástico, cerámica, porcelana… es decir, todo aquello que no sea vidrio. Después el vidrio es triturado, limpiado sin necesidad de agua y mediante unas máquinas con lectores ópticos se eliminan los restos opacos de cualquier otro material para separar el vidrio por colores.

El resultado es el calcín, que es llevado a la fábrica de envases de vidrio para darles una nueva vida y así un posterior reciclado sin fin.

Cómo podemos reciclar

Además de los contenedores de colores (azul, verde y amarillo) para reciclar, que nos acompañan desde hace unos 20 años y a los que en algunas comunidades se han añadido los marrones (espero que no tarden mucho en expandirlos por todas las zonas de España), existen otras formas de reciclar.

Podemos decir que la base del reciclaje es el poder dar una vida a determinados materiales, por ello, una forma de reciclar es dar un nuevo uso a cosas que en su estado actual ya no son de utilidad para ti.

Hay personas que se deshacen de todo tipo de muebles depositándolos junto a contenedores con el fin de que venga el camión del punto limpio y se los lleve o que puedan serle de utilidad a otra persona, y esto, es muy efectivo en este tipo de reciclaje.

Tal vez a ti ya no te hace falta ese mueble en que solías tener apoyada la televisión, o esas estanterías, mesa… pero puede que a mí me sean de gran utilidad. Que yo coja esos muebles que tú has depositado junto al contenedor, se traduce en menor contaminación y utilización de madera, barnices, pintura, etc.

Otra gran opción es la de que tú puedas reutilizar lo que ya no usas. Por ejemplo, puedes darle una nueva vida a esa mesa que ya no gusta. Líjala y píntala de un nuevo color, o desmóntala y utiliza las patas como pequeñas baldas de decoración…

Las manualidades son también muy útiles, y si tienes peques en casa… ¡se lo pasarán genial realizándolas! Desde decorar rollos de papel higiénico hasta rellenar con colores o pintar botellas de vidrio, plantar semillas en envases de yogures o utilizarlos para crear diferentes juegos…

vamos-a-reciclar-post-it-imaginacion

Hay cosas que no se pueden reciclar en contenedores y a las que, por mucha imaginación que le pongas no les ves otra función, como puede ser el caso de juguetes de plástico (no, no se reciclan en el contenedor amarillo), pero sí puedes donarlos a alguna asociación u hospital que recoja juguetes para los peques que no tienen opción de adquirirlos de otra manera.

Lo mismo puede suceder con la ropa que ya no uses, en este caso, tienes muchas opciones para reciclarla, pues además de poder utilizar camisetas para hacer cojines o cuadros, puedes donarlas a asociaciones que recogen ropa.

Y es aquí donde muchas veces viene el dilema “si dejo la ropa en el contenedor habilitado a ello, seguro que lo abren y se la llevan para venderla” o “si dono los juguetes o la ropa a alguna asociación, seguro que se lo quedan para ellos”… Bueno, en mi opinión (y dependiendo de tu situación), al donar juguetes o ropa que ya no usas, tú ya estás contribuyendo a cuidar el planeta, pues lo que hayas entregado, sea como sea, lo utilizarán otras personas.

Recicla, cuida el planeta, cuida de ti…

Agradecimientos imagen header: Foto de sostenible creado por freepik - www.freepik.es

Fuentes: Ecoembes , Ecovidrio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *